Este 8 de marzo como Colectiva Feminista para el Desarrollo Local hemos decidido hacer nuestro el llamado al paro mundial, porque aquí en El Salvador y en todas partes del mundo, las mujeres tenemos muchas razones para luchar y muchas cosas que reclamar.

Vamos a parar de forma creativa, sumándonos a la marcha nacional y promoviendo plantones en diferentes localidades, desde las cuales reclamamos justicia para todas y especialmente para las mujeres injustamente encarceladas por haber tenido una complicación obstétrica.

Reclamamos del Estado y especialmente del sistema de justicia que se supere la impunidad que prevalece ante los hechos de violencia contra las mujeres y niñas. Reclamamos por la indiferencia que sige predominando ante graves violaciones de derechos humanos de las mujeres.

Luchamos contra las desigualdades que continúan inalterables en el ámbito del trabajo remunerado y en el trabajo en nuestros hogares. Reclamamos de los hombres que asuman la parte que les corresponde en cada casa, cuidado para sus hijas y sus hijos, que laven los platos, laven, planchen y cocinen, porque si este no es trabajo, ya veremos cómo se las arreglan haciéndolo solos.

Este día nos concentramos en diferentes localidades porque pese a todos los aportes que las mujeres damos al desarrollo de nuestros municipios, muy pocas mujeres llegan a cargo de Alcaldesas. Por ello reclamamos a los partidos políticos que apliquen la ley que les regula estableciendo medidas para que mujeres y hombres participen en igualdad de condiciones en los espacios de decisión.

Hoy reclamamos el derecho de las mujeres a salvar sus vidas y salvaguardar su salud ante embarazos complicados, que no se imponga la maternidad a mujeres y niñas ante violaciones que tienen como resultado un embarazo, que cada mujer y cada niña pueda decidir si quiere continuarlo o no, y que no se siga arriesgando la vida y la salud de las mujeres innecesariamente. Hoy, como todos los días, luchamos por superar la penalización absoluta del aborto, porque es un problema de salud pública y es una injusticia que puede repararse.

Por esas y otras muchas razones, hacemos nuestro este PARO #8M, con alegría y con coraje, seguras de que juntas, en una cadena mundial del NOSOTRAS, vamos a conquistar la mitad del todo que nos corresponde.

POR LA SALUD Y LA VIDA DE LAS MUJERES… PAREMOS ESTE 8 DE MARZO

Morena Herrera

El Salvador 8 de marzo 2017