San Salvador 14 de diciembre. Las mujeres históricamente hemos sido relegadas de la vida política, tanto así que fue hasta el año 1950 que se reconoce constitucionalmente el derecho al voto. Para que esto sucediera hay toda una lucha de mujeres que nos antecedieron, como Prudencia Ayala que en 1933 se postuló a presidenta aun cuando las mujeres no podían emitir el voto.

En la actualidad los datos del Tribunal Supremo Electoral indican que las mujeres representan el  54% de la población votante, por ello como mujeres organizadas presentamos a las fórmulas presidenciales nuestra plataforma de demandas por la igualdad: nada sobre nosotras, sin nosotras. Documento que ha sido elaborado por más de 50 organizaciones a nivel nacional y territorial.

Consideramos que siendo las mujeres más del 50% de la población votante nuestras demandas deben ser retomadas y priorizadas en los planes y propuestas de gobierno electoral y post electoral de todos los partidos y coaliciones en contienda. Para contribuir a acciones a favor de los derechos humanos  y condiciones de igualdad para las mujeres.

La plataforma contiene 10 ejes de acción prioritarios

  1. SALUD SEXUAL Y REPRODUCTIVA
  2. DERECHOS ECONÓMICOS DE LAS MUJERES
  3. FORTALECIMIENTO DE MECANISMO DE IGUALDAD DE GÉNERO
  4. FORTALECIMIENTO DE LOS GOBIERNOS LOCALES DESDE LA ARTICULACIÓN CON EL GOBIERNO CENTRAL, PARA LA TERRITORIALIZACIÓN DE LAS POLÍTICAS DE IGUALDAD.
  5. DERECHO DE LAS MUJERES A UNA VIDA LIBRE DE VIOLENCIA
  6. AGUA Y DERECHOS AMBIENTALES
  7. TRANSPARENCIA y ANTICORRUPCIÓN
  8. PROMOCIÓN Y RESPETO DEL ESTADO LAICO
  9. COMUNICACIONES INCLUSIVA Y NO SEXISTA
  10. EDUCACIÓN INCLUSIVA

Esta plataforma ciudadana de las organizaciones de mujeres a nivel nacional, representa un ejercicio a favor de la democracia para nuestro país. Por eso Instamos a las fórmulas presidenciales: GANA, FMLN, ARENA y VAMOS, a recibir nuestras propuestas para que sean incluidas en sus planes de gobierno y ejecutadas por la fórmula electa por la población.

Consideramos que existe una obligación legal y ética del próximo gobierno de impulsar acciones favorables a las presentes demandas, principalmente porque son una deuda histórica con las mujeres en nuestro país.

Nada sobre nosotras, sin nosotras