TRAS UNA CONDENA A 40 AÑOS POR UN DELITO QUE NO COMETIÓ, MARÍA TERESA RIVERA RECIBE ASILO POLÍTICO EN SUECIA